“Soy madre del niño Luis Felipe, mi hijo nació con una deformación en su cara en el Hospital General de Celaya Gto. Era imposible darle de comer, porque mi hijo no tenía el labio de arriba.

Les doy las gracias por habernos recibido porque gracias a ustedes puede ser un niño feliz y normal de apariencia. Agradezco de corazón todo el apoyo que me han brindado. Yo no sé qué hubiera hecho si no se hubieran cruzado en mi camino. Muchas gracias a todos los que están aquí en este Centro de Cirugía, haciendo cosas maravillosas con estos niños.

Doy muchas gracias por no haberme cobrado nada, si yo tuviera el dinero se los daría con tal de que mi hijo estuviera mejor. Ahora no se burlan de él en la calle. Muchas gracias”